Proceso de elaboración del vino tras la vendimia

Curiosidades, Vendimia, Vino

Decimos adiós a septiembre, el mes por excelencia de la vendimia, y que supone el pistolazo de salida para el proceso de elaboración de las nuevas añadas de nuestros vinos. Pero ¿sabes qué pasos sufre la uva una vez recolectada de la vid? ¡Te lo contamos!

4 pasos en el proceso de elaboración del vino

1. Llegada de la uva a la bodega 

Tras la vendimia, el traslado de la uva a bodega se realiza en la mayor brevedad posible y en las mejores condiciones para evitar que se adelante la fermentación de la uva. 

Una vez que recibimos la uva en bodega, y pasado un previo análisis de la misma para comprobar las condiciones higiénicas y de maduración,  procedemos a seleccionar manualmente racimo a racimo en la mesa de selección. 

Así conseguimos mantener la calidad de la uva durante todo el proceso de elaboración de nuestros vinos. En la mayoría de las bodegas tras la selección la uva pasa a una despalilladora, donde se separan los granos de uva del raspón pero en nuestra bodega no despalillamos ni estrujamos la uva. 

2.  Extracción del mosto

Extraemos el mosto por presión. Tras el prensado de la uva entera realizamos el proceso de desfangado, que consiste en separar el fango del mosto limpio.

3. Fermentación

Una vez conseguido el mosto, este comenzará a convertirse en vino gracias al proceso de fermentación que se produce en nuestros depósitos de acero inoxidable, a temperatura controlada, donde las levaduras naturales eliminan el azúcar de la uva.

4. Crianza 

Una vez finalizadas las fermentaciones, el vino puede pasar por un proceso de envejecimiento y maduración. En nuestra bodega sólo realizamos un tipo de crianza “sobre lías”  con nuestro vino Valtea Finca Garabato. 

Esto significa que tras el embotellado, el vino realiza una segunda fermentación en la botella y los restos las lías se acumulan en el cuello de la botella. Este tipo de crianza proporciona a los vinos más volumen, untuosidad y carácter varietal. 

5. Estabilización 

La estabilización y la clarificación son los siguientes pasos que consisten en la eliminación de los residuos sólidos, que tras el tiempo de fermentación, se han quedado en el fondo de los depósitos.

Por ello, antes de su salida al mercado, es necesario someter los vinos a un proceso de estabilización, cuyo objetivo es evitar que el consumidor se encuentre con precipitados cuando vaya a beberlo.

6. Embotellado

El embotellado es la última fase del proceso de elaboración del vino y, como su propio nombre indica, consiste en introducir el vino en las botellas y aplicar el cierre correspondiente. 

Algunas de estas botellas saldrán al mercado inmediatamente, mientras que otras, cómo los vinos de crianza o reserva, deberán permanecer en reposo durante un tiempo determinado antes de poder comercializarse.

En definitiva, a grosso modo estos son los pasos que se suelen seguir para la elaboración del vino, aunque cada bodega tiene sus secretos. 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Síguenos en redes sociales

Instagram

Categorías

Menú