Cuándo se considera que un vino es sostenible

Curiosidades, Viñedos, Vino

Cuando hablamos de vino de cultivo sostenible muchos tienden a confundirlo con el vino de cultivo ecológico, pero esto es un error. Empecemos por diferenciar bien estos dos conceptos. 

Diferencias entre cultivo ecológica y sostenible 

No debemos confundir la agricultura ecológica con la agricultura sostenible. La primera tiene como objetivo preservar el medio ambiente y obtener productos más naturales y orgánicos. Por lo que, elimina el uso de productos químicos de síntesis como fertilizantes, plaguicidas…

La segunda utiliza técnicas, herramientas y productos que no dañen el medio ambiente ni a las personas. Busca establecer “buenas prácticas” que respeten la naturaleza sin afectar la calidad de los cultivos con técnicas destinadas a apoyar la gestión sostenible de la tierra.

Es un modelo complejo, difícil de gestionar y que requiere años de preparación. Hay que preparar la tierra poco a poco, introduciendo cambios graduales, realizando estudios de viabilidad y desechando técnicas y procesos largamente instaurados y pensados para lograr una mayor rentabilidad y rendimiento de los cultivos.

Podríamos hablar de una agricultura responsable, que tiene en cuenta el medio en el que se lleva a cabo, las personas que lo producen y las que lo van a consumir y a las generaciones futuras. Teniendo siempre en mente la conservación del medio en el que se lleva a cabo.

Qué es un viñedo sostenible 

Entendemos por viñedo sostenible la explotación de la viticultura que produce vino en condiciones equilibradas para el medio ambiente. Que no sobreexplota los recursos híbridos, trata de evitar la erosión del suelo y huye del uso de químicos sintéticos en el cultivo de la vid.

Se trata de la eliminación, en la medida de lo posible, del uso de agroquímicos recurriendo a abonos orgánicos.  Así como, de la utilización responsable del agua, que es un recurso limitado. Es una visión a largo plazo, tomar consciencia del valor del terruño y de la importancia de preservar la biodiversidad del entorno en la elaboración de los vinos.

Con esta finalidad las bodegas se plantean un triple objetivo

  1. Conservar los recursos naturales.
  2. Cuidar el medio ambiente.
  3. Proteger la salud y seguridad de las personas implicadas en los sistemas de producción.

Lograr estos objetivos requiere la implantación de prácticas como minimizar el uso de productos agroquímicos, disminuir los residuos y optimizar los métodos de producción.

Viticultura sostenible en las bodegas Gallegas 

La agricultura sostenible, como no podía ser de otra manera, ha llegado también a las bodegas gallegas.

En Galicia el vino y sus derivados desde siempre se ha entendido como un elemento más de nuestra cultura y se encuentra fuertemente vinculado con su entorno. Teniendo un gran efecto sobre el desarrollo social y económico de la región.  Es más, las rutas del vino o el enoturismo existen en Galicia desde hace años. 

Al mismo tiempo, la elaboración y explotación de las bodegas en Galicia es muy colaborativa, siendo normal la existencia de cooperativas vinícolas, en la que los pequeños propietarios aportan uvas y trabajo.

Hablamos de pequeñas explotaciones y de un método de trabajo tradicional, que si bien se ha modernizado y crecido mucho en los últimos tiempos.  Pero mantiene su carácter territorial, con la utilización de variedades autóctonas con menores necesidades de agua y nutrientes.

Así el cultivo de uva sostenible trata el viñedo como un ecosistema donde deben convivir malas hierbas, insectos o microorganismos de forma equilibrada. Esto conlleva más trabajo (poda en verde, aireado…) pero está demostrado que a largo plazo es más rentable

Galicia, por su gran índice de humedad, es un territorio con un alto riesgo de enfermedades en la vid, como el mildiu o el botritis. Por lo que, disminuir la utilización de productos fitosanitarios en el viñedo, pero sin que afecte a la productividad o calidad de la uva, es un enorme reto al que se enfrentan los bodegueros a la hora de implementar estas técnicas. 

Por eso, muchas bodegas opinan que hay que ir más hacia la sostenibilidad que hacia el cultivo ecológico.  Sea como sea el cultivo llevado a cabo en cada bodega, está claro que se está produciendo un cambio de mentalidad y que todos estos aspectos influyen en el desarrollo sostenible del sector vinícola

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Síguenos en redes sociales

Instagram

Categorías

Menú