Las etapas de la vid en primavera

Curiosidades, Viñedos

Hoy desde Valtea, queremos explicaros las distintas fases por las que pasa la vid durante los meses de primavera. Y es que antes de poder degustar nuestros vinos y espumoso, hay que cuidar la vid hasta que sea tiempo de vendimia y podamos recoger los ricos frutos que llevamos cosechando durante todo el año.

Lloro 

Podemos considerar esta etapa como la primera tras el reposo invernal. Con el aumento de las temperaturas del suelo y a su vez de las raíces, aparece el lloro que fluye por las heridas y cortes de la poda.

Al sobrepasar una temperatura de 10ºC, conocida como “cero de vegetación”, las raíces comienzan su función de absorción y respiración celular.

Brotación

Transcurre en los inicios primaverales, se trata del desarrollo de la planta, el cual irá más deprisa dependiendo de su exposición al sol y del agua que dispone la planta.

Durante esta fase, las yemas empiezan a brotar y a desarrollarse una pequeña estructura comenzando por las hojas, los pequeños racimos y demás órganos vegetales.

Foliación

A partir del brote, comienzan a aparecer las primeras hojas de la vid. Se trata de un momento fundamental para la planta, las hojas son las encargadas de transformar la savia bruta en elaborada y ejecutar funciones vitales de la planta tales como transpiración, respiración y fotosíntesis.

Por ejemplo, las moléculas de los azúcares y ácidos en las hojas de la vid condicionarán el sabor de la uva y, por tanto, del vino.

Una práctica muy realizada durante este período es la de “espergurar” que consiste en la eliminación de los brotes herbáceos que aparecen en la madera vieja, aportando múltiples beneficios a la uva al equilibrar la planta después de la poda. 

Floración y Cuajado

Ocurre durante la primavera avanzada, entre finales del mes de mayo y principios de junio. En esta etapa la vid precisa ciertas condiciones para su correcto desarrollo: gran cantidad de luz solar, temperaturas que ronden los 15ºC, escasas lluvias… 

Si estas condiciones son óptimas, aparecen los embriones de las flores, que posteriormente darán lugar a los granos de las uvas que formarán los racimos. Además, esta etapa será la encargada de marcar el inicio de la vendimia y también el volumen de la cosecha.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Síguenos en redes sociales

Instagram

Categorías

Menú