Consejos para servir correctamente un vino espumoso

Consejos, Espumosos

Con la llegada del verano, lo que nos apetece es un buen vino espumoso. Su carácter burbujeante provoca una fuerte sensación de frescor muy agradable al paladar, haciéndolo perfecto para los días calurosos. 

De hecho, es un excelente maridaje para los platos más típicos del verano como los gazpachos, los arroces, las pastas, las carnes blancas o las ensaladas.

Además, es muy polivalente puede ingerirse a cualquier hora del día ya sea la hora del aperitivo, del almuerzo, a media tarde, en el momento de la cena…

Dadas sus peculiaridades, ha de servirse de una forma especial. Se podría decir, que los vinos espumosos tienen sus propias reglas. Por ello, te dejamos varios consejos para su correcto servicio. 

¿A qué temperatura se sirve un vino espumoso?

La influencia de la temperatura en el servicio del vino es tan grande que llega a cambiar incluso de modo esencial sus características organolépticas (vista, olfato, y gusto) del mismo.

Su temperatura idónea oscila entre 8 -10º. Ten cuidado, si se enfría demasiado no se apreciará su aroma y el desprendimiento de burbuja se verá afectado. 

Para ello, la botella puede ponerse en una champañera con agua y hielo durante 15 ó 20 minutos para conservar su sabor ambiente. 

¿Cómo se abre una botella de vino espumoso?

  1. Asegúrate en primer lugar, antes de abrirla, de que nadie haya agitado la botella.
  2. Inclina la botella unos 45º, de este modo controlaremos mejor la salida del corcho. 
  3. Desata los alambres y dales un poco de holgura pero no lo retires.
  4. Sostén la botella con una mano y coloca el pulgar de la otra mano sobre el corcho. Gira la botella (no el tapón) para sacar el corcho suavemente, sin que haga ruido.
  5. Si el tapón no sale, gira la botella sosteniéndola por la base.
  6. Cuando el corcho esté casi fuera, inclina lateralmente la botella para liberar lentamente el gas. Debería hacer un ligero siseo y no el típico “Pum” de descorche apresurado. 
  7. Seca el gollete de la botella con una servilleta limpia o con el espejo (parte inferior del tapón).
  8. Por último, huele el corcho y comprueba que los aromas y sabores son correctos antes de servirlo. 

¿Cuánto se debe servir en cada copa?

Si el vino está en buen estado, servirlo en copas largas a un máximo de dos tercios. El uso de estas copas, tulipán o flauta, permiten que las burbujas puedan formarse y los aromas se expresen.

Además, es necesario para que la temperatura se mantenga. Pero cuidado, no escojas una demasiado estrecha en la que no puedas introducir tu nariz para apreciar el aroma.

Al servirlo en copa te recomendamos hacerlo en 2 pasos: 

  • Primero, sostén la botella por la base y inclínala ligeramente.
  • Sirve un poco de vino, espera hasta que la espuma blanca desaparezca y continúa sirviendo suavemente hasta tener la copa completa (⅔  de la copa). 

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Síguenos en redes sociales

Instagram

Categorías

Menú