Cómo se elaboran los vinos espumosos de albariño

Consejos, Espumosos, Vino

Por sus características de acidez y nivel de azúcar la uva albariño es idónea para la elaboración de vinos espumosos. Por eso la elaboración de este tipo de vinos en Galicia, y en concreto dentro de la Denominación de Origen Rías Baixas, es cada vez más frecuente y el número de bodegas que se unen a su producción se incremente año tras año.

Todos los Rías Baixas Espumoso se elaboran siguiendo el método tradicional, conocido como método champenoise que se comercializa bajo la etiqueta de “vino espumoso de calidad”. 

Se elaboran bajo la certificación y cumpliendo las estrictas exigencias del Consejo Regulador Rías Baixas, como el resto de los vinos albariños sujetos a Denominación de Origen. Consiguiendo así, un espumoso que cumple los estándares de calidad exigidos por el mercado para este tipo de vinos.

El método champenoise es una metodología de elaboración laboriosa y compleja pero que garantiza un vino espumoso de calidad. 

1º Selección de uvas

Se trata de un proceso largo que comienza con la selección de uvas para el vino base, que tras una primera fermentación en depósito se deposita en botella. 

En esta primera fase las bodegas pueden elegir libremente las uvas con las que van a elaborar el espumoso y las añadas, pero existen dos limitaciones:

  • Las variedades seleccionadas deben encontrarse dentro de las variedades permitidas por el Consejo Regulador para la zona.
  • El vino base debe tener un grado alcohólico mínimo del 10% en volumen.

2º Licor de tiraje

Se trata de añadir líquido que contiene levaduras con el objetivo de que se produzca una segunda fermentación en botella y que se formen las famosas burbujas. En esta fase se embotella y se coloca un tapón especial de chapa. Las botellas se almacenan en posición horizontal en un lugar fresco y húmedo.

3º Fase de rima

Así es como se denomina el periodo mínimo de estancia en botella. Es en este momento cuando se produce la segunda fermentación, parte determinante de toda la elaboración. 

Cuanto más lenta es esta fermentación mejor será la calidad del vino espumoso. Se determina para este periodo una duración mínima de 9 meses para obtener una calidad óptima.

Durante este tiempo las levaduras (lías) y el azúcar se activan, y junto con la falta de oxígeno en el interior de la botella producen CO2, elevan el grado alcohólico y aumentan la presión (entre 3 y 5 atmósferas). Consiguiendo un vino espumoso con numerosas burbujas finas, sensación de cremosidad en boca y aromas delicados.

4º Fase de pupitre

Una vez pasado el periodo de rima las botellas se colocan boca abajo, en unas estanterías de madera con una inclinación de 30-40º, que se denominan pupitres. En estos pupitres permanecerán por un tiempo no inferior a dos semanas.

Durante este periodo las botellas se mueven periódicamente. Un operario manualmente gira las botellas para facilitar el arrastre y decantación de las levaduras muertas y otras impurezas hacia el cuello de la botella. Esta operación se conoce con el nombre de removido o remuage y es importante para el éxito del degüello.

5º Fase de degüelle

El degüelle del espumoso es la eliminación de las impurezas y lías que se han depositado en el cuello de la botella durante la fase de pupitre. Además, se obtiene un líquido más limpio y con un color más brillante.

Consiste en sumergir el cuello de la botella en un líquido congelante para después quitar la chapa con la que se cerró la botella, en ese momento salen disparados todos los sedimentos e impurezas acumulados.

Hay que hacerlo rápido y con conocimiento para no desperdiciar más líquido del necesario. Se trata de una operación complicada que solo pueden realizar manos expertas, aunque hoy en día está automatizada en la mayoría de las bodegas.

6º Licor de expedición

Finalmente se añade el licor de expedición, se introduce el corcho definitivo y se cubre con el bozal, para evitar que el corcho salga por la acción del gas. Con el licor de expedición se rellena la pérdida de líquido producida en la fase de degüelle, puede contener azúcares.

Según el contenido de azúcar existen varios tipos de espumosos:

  • Brut Nature: no se añade azúcar en el licor de expedición. Este espumoso solo tiene azúcar natural, es el menos dulce de los espumosos con menos de 3 gr/l.
  • Extra Brut: nivel de azúcar inferior a 6 gr/l.
  • Brut: nivel de azúcar inferior a 12 gr/l.
  • Extra Seco: nivel de azúcar entre 12-17 gr/l.
  • Seco: nivel de azúcar entre 17-32 gr/l.
  • Semiseco: nivel de azúcar entre 32-50 gr/l.
  • Dulce: nivel de azúcar superior a  50 gr/l.

Como podemos observar se trata de una elaboración compleja y exigente. Sin embargo, cada vez más bodegas, sobre todo dentro de la Denominación de Origen Rías Baixas, se interesan por la elaboración de vinos espumosos de calidad. 

Esto se debe también a que es un producto que cada vez tiene una mayor aceptación ante el público general, que lo ha dejado de percibir como un vino para ocasiones especiales y lo ha incorporado a rutinas más cotidianas, como aperitivos o para acompañar pescados y mariscos.

En nuestra bodega Valtea elaboramos espumosos Brut Nature, salvo el Espumoso Pazo de Corga que es Brut. Destacamos el Espumoso Valtea Brut Nature Cuveé Especial, reconocido con la medalla de oro del certamen internacional Challenge International du Vin. Un reconocimiento a la buena labor de nuestra bodega y la calidad de los vinos espumosos elaborados en Galicia.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Síguenos en redes sociales

Instagram

Categorías

Menú