Cómo interpretar la etiqueta de un vino

Consejos, Vino

La etiqueta de un vino es más que pura estética o marketing visual, también nos brinda toda la información necesaria para saber si nos estamos llevando un vino de calidad o que graduación vamos a beber entre otras cosas. 

La mayoría de nosotros juzgamos el vino por su portada o nos llevamos el primer vino que vemos, sin saber muy bien sus cualidades y características. Por eso, es tan importante interpretar bien la etiqueta del vino y hoy desde Valtea os vamos a enseñar cómo hacerlo.

1. Nombre del vino

Es el nombre que se asocia al producto en cuestión, por el cual lo identifican y recuerdan los consumidores. En ocasiones, este nombre coincide con el de la bodega, como es el caso de nuestros vinos. 

A veces, se elige un nombre que refleje su historia y su personalidad. En todos los casos, siempre se busca expresar la esencia y lo que quiere transmitir el vino.

2. Denominación de origen

En España es obligatorio informar en la etiqueta si el vino forma parte de una D.O. o si por el contrario, no está avalado por ninguna regulación. 

Por lo cual, la D.O nos indica su origen y/o el consejo que lo regula con el fin de garantizar la calidad y características del vino. 

3. Productor / Embotellador

En la etiqueta del vino debe aparecer el número y sigla de identificación y el nombre y dirección de la bodega que embotella el vino. Esta sigla está registrada de manera oficial.

4. Información de la bodega o vino

Estos datos no son obligatorios. Pero a veces podemos encontrar información de interés sobre la la bodega, su filosofía y su proceso de elaboración. También puede contener una nota de cata, consejos sobre la temperatura de servicio e incluso sobre el maridaje.

5. Cantidad

Se trata de la cantidad de vino que lleva cada botella, medida generalmente en centilitros o mililitros. Lo más habitual es ver botellas de 750 mililitros/ 75 cl , aunque también las hay de 1,5 litros (Magnum) y 3 litros (Doble magnum) entre otras medidas.

6. Graduación alcohólica

La ley también obliga a indicar el porcentaje de alcohol que incluye cada vino. Este dato puede, darnos alguna pista sobre el cuerpo del vino. Si buscas un vino ligero y fácil de beber fíjate en que el grado de alcohol no supere los 13%.  Y además, depende de la cantidad de azúcar existente en el mosto. 

Se trata de un porcentaje que pone en relación el porcentaje de alcohol con la cantidad total de líquido. Un porcentaje muy importante en todos los tipos de alcohol, ya que de él depende la facilidad con la que nos podemos embriagar.  

7. Año de cosecha o añada

Es el año en el que se recogieron las uvas, es un dato que no aparecerá en todas las botellas ya que no es obligatoria su impresión en la etiqueta.

Lo cierto es que es muy útil porque es un indicativo de la calidad del mismo. En ocasiones viene acompañado del tiempo de envejecimiento del vino en barrica y en botella. Así, podremos diferenciar entre vino Joven, Crianza, Reserva y Gran Reserva.

8. Sulfitos

Los sulfitos son los únicos conservantes que se permiten para proteger el vino de alteraciones biológicas. Es obligatorio añadir esta información en la etiqueta del vino, para indicar si contiene sulfitos.

9.Sellos y Certificaciones 

Puede incluir, por ejemplo, sellos de calidad, el sello de la D.O. correspondiente, el logo que certifica que el vino es de agricultura ecológica…

Ahora la próxima vez que vayas a por un vino ya no irás a ciegas. ¡Sorprende a tus invitados con un vino a su altura! 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Síguenos en redes sociales

Instagram

Categorías

Menú